Wachovia disgusta al Citi

Los planes de Citigroup de alimentarse del cadáver de Wachovia han sido abruptamente interrumpidos por la oferta de Wells Fargo por 15.100 millones de dólares. El presidente de Citi, Vikram Pandit, y sus colegas se han mostrado ofendidos. Pero si el banco pierde esta presa, quedará bien situado para operaciones futuras. Ayer un juez americano, a petición de Citi, paralizó la operación Wells-Wachovia.

La oferta inicial de Citi por Wachovia parecía ventajosa. Necesitaba ampliar su liquidez y el coste era solamente del 6% de los depósitos que obtenía de Wachovia. Y reducía el riesgo de pérdidas gracias al acuerdo con la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC) para absorber pérdidas hasta 42.000 millones de dólares dentro de un pool de préstamos por valor de 312.000 millones dólares.

Los jefes de Citi tienen razones para sentirse utilizados. Su operación, avalada por la FDIC, la FED y el Tesoro, evitó la quiebra de Wachovia y el acuerdo de exclusividad firmado entre las dos entidades parecía excluir otra posible oferta. No sorprenden, pues, las quejas expresadas por Citi.

Los reguladores deberían también estar molestos. FDIC debería preocuparse, pues mermará su credibilidad cuando tenga que volver a intermediar en algún rescate. Pero también podría sentirse aliviado. A diferencia de la operación del Citi, FDIC no está atrapada, y Sheila Bair, su responsable, no quiere tener que dar explicaciones al Congreso de por qué su agencia prefirió arriesgar sus fondos antes que tragarse su orgullo. Además, la operación de Wells es mejor para los accionistas de Wachovia.

Citi, que está todavía tapando agujeros, probablemente no podría asumir más riesgos, a diferencia de Wells, aunque quisiese. Aparte de los derechos que le otorga la exclusividad del acuerdo firmado por Wachovia, es complicado que Citi pudiera completar la operación si los reguladores muestran una oposición tibia hacia la opción de Wells. Quizá alguna clase de operación compensatoria podría allanar la irritación de Citi.

A cambio de la pérdida de Wachovia, Citi se puede haber ganado el aprecio de los reguladores. Y los inversores parecen estar listos para un nuevo aumento de capital. Esto sitúa a Citi para no dejar escapar algún banco en apuros que se cruce en su camino. O en el de la FDIC. Por Robert Cyran

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s