Capital Semilla

Los grupos de venture capital tienen US$ 80 millones en Argentina, menos que en otros países

 

En lento desarrollo. Así está el mercado de fondos de venture capital y redes de “inversores ángeles”, según el último informe del Observatorio Argentino de Capital Emprendedor, que opera en la órbita del Instituto de Emprendimientos Científicos y Tecnológicos (IECyT).

Según el relevamiento, en el país operan en la actualidad tres redes de inversores ángeles y 13 fondos de venture capital, que tienen disponibles para nuevos proyectos unos 80 millones de dólares. Entre ellos, figuran Aconcagua Ventures, Business Angel Club IAE, CAP Venture Capital y Chrysalis Argentina.

Las cifras son bajas, pero muestran una leve mejora en comparación con los datos de 2005, cuando los emprendedores contaban con apenas tres fondos de venture capital.

De los 13 fondos que participaron en el estudio del Observatorio, ocho realizaron inversiones. Es así como, del total disponible, sólo unos US$ 11,46 millones fueron colocados en 30 empresas (de las cuales 28 están radicadas en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires).

Alrededor de US$ 5 millones fueron destinados a proyectos en fase de start-up (puesta en marcha), mientras que US$ 1 millón llegó a emprendimientos en expansión. Apenas US$ 500.000 fueron utilizados como “capital semilla” para proyectos.

“Hay desembolsos, pero son mínimos en comparación con otros mercados. En España, por ejemplo, la inversión promedio en capital semilla es de 3 millones de dólares”, destacó Gabriel Jacobsohn, autor del informe.

Según precisó, “los fondos que invierten en etapas de expansión recién están empezando a colocar dinero. Es un mercado de muy lento desarrollo y va a seguir lento en la medida en que no haya apoyo específico en materia de legislación”.

Actualmente, “la Argentina carece de un marco regulatorio para los fondos de venture capital, algo que es muy necesario. Además, las administradoras de fondos de pensión no pueden invertir en proyectos de riesgo, algo que sí es posible en países como Estados Unidos”.

“Si las AFJP pudieran aunque sea destinar un 1 por ciento de sus fondos a los emprendimientos, el mercado se movilizaría muchísimo”, afirmó Jacobsohn.

Origen y destino

De acuerdo con el informe, el grueso de los fondos proviene de la Argentina (45 millones de dólares).

Detrás se ubica el capital europeo, seguido por fondos de organismos multilaterales, con especial actuación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El informe destaca que hay “una gran variedad de sectores en los que se buscan inversiones”, pero los “estrella” son software e informática, medios y telecomunicaciones, y biotecnología.

El fondo más activo recibe unos 700 proyectos para evaluar al año y sólo el 1% pasa todos los filtros. Ese porcentaje de aprobación es similar en el resto de los mercados, “sólo que en el exterior la cifra se eleva porque en vez de presentarse 700, llegan cientos de miles”, según Jacobsohn.

El escaso movimiento de fondos dio buenos resultados. En los últimos dos años, las empresas financiadas crearon 877 nuevos puestos de trabajo. Ocho de ellas elevaron de 10 a 50 personas su plantel.

Para apuntalar el mercado, la Bolsa porteña está preparando un proyecto con el cual busca crear un fondo para emprendedores que cotice y sea administrado por una entidad especializada en el tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s