Archivo de la categoría: Emprendedores

El año que Internet mató a la Tele

Fue en YouTube, y no en el noticiero de la medianoche, donde se vio por primera vez a una profesora con el pelo incendiado, a dos compañeros teniendo sexo en el Día del Estudiante, y a toda un aula burlándose de una docente mediante un video titulado “La gorda pedorra”. Fue internet, y no la CNN, la que –según los analistas políticos terminó de definir la elección estadounidense en favor del candidato demócrata Barak Obama. Fue en Facebook, y no en una pantalla de televisión, donde aparecieron las fotos familiares del ingeniero asesinado Ricardo Barrenechea, y donde fueron vistas las imágenes del narcocholulo Hernán Rodolfo de Carli, vinculado con el crimen de General Rodríguez y –por ende– el tráfico de efedrina.

Fue en internet donde se cocinó este año el fenómeno de The Glammers: su rock alternativo alcanzó rapidísimo la popularidad, nada menos que 1.332.805 “visitas de perfil” en un año, según se lee en la meca de la difusión musical gratuita, masiva e inmediata: MySpace. Fue en una telenovela online, y no en un producto de prime time televisivo, que las actrices Natalia Oreiro, Celeste Cid y Brenda Gandini superaron el medio millón de espectadores. Y fue un flog, en lugar de Gran hermano, el que parió al mayor referente mediático y local del año 2008: Cumbio. La adolescente llegó para cerrar a ritmo de fanfarria un fenómeno del que, parece, ya no hay retorno: en 2008, internet mató a la televisión. O, como mínimo, le arrebató una cocarda mucho más valiosa que el dinero: la de la gestión de información.

Un estudio realizado por la Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA) indica que en algunos países de Europa –por ejemplo, España– la población pasa más tiempo navegando por la web (12,1 horas semanales) que mirando programas convencionales (11,7 horas por semana). Y una encuesta del Centro de Investigación Pew, en los Estados Unidos, advierte que internet y la televisión están en una contienda hasta el momento reñida. Pero con final anunciado: si bien la franja de usuarios mayores de 30 años elige la televisión como principal fuente de información (el 70% está a favor de los productos catódicos), los menores de 30 años se quedan con internet (con el 60% a favor de la web). En 2007, en cambio, sólo el 34% de los estadounidenses sub-30 prefería las noticias digitales.

Para Iván Adaime, licenciado en Ciencias de la Comunicación y profesor de la materia Introducción a la Informática en la Universidad de Buenos Aires, esta alteración drástica en los consumos mediáticos es una tendencia universal. “La televisión se está quedando atrasada respecto de internet, que no se concibe sin la participación de los usuarios, mientras que la televisión es unidireccional. Y esa diferencia, dentro de una generación cada vez más habituada a participar en la web, puede marcar el ascenso y la caída de un modelo de comunicación. Con internet siempre establecés algún tipo de diálogo. Y, en ese sentido, la televisión es arcaica. Esto no significa que vaya a morir. Pero quedará relegada a un lugar secundario. Y, si quiere subsistir, tendrá que reconfigurarse.” 

METIDOS. El primer signo de que internet estaba desbancando la televisión ocurrió en julio de 2005, con los atentados terroristas en Londres. Las fotos del desastre fueron capturadas por los usuarios con su celular –para luego ser subidas a la web–, y la cadena BBC legitimó esa producción amateur al ponerla en el aire y colgarla en su portal online. Fue entonces cuando sucedió la novedad: los que subían videos ya no eran tekkies, nerds o early adopters (adoptadores tempranos de una tecnología en ascenso), sino ciudadanos con ganas de asumir un rol protagónico en la producción de información.

De los 18 millones de cibernautas que tiene la Argentina, el 10% (casi dos millones) navega por internet con este afán participativo. Aunque “participar” no significa, necesariamente, subir a la web información en un formato convencional. En el universo 2.0, la participación puede implicar colgar tu canción preferida en Taringa, mantener uno de los cinco millones de fotologs que hay en el país, o escrachar a tus amigos mientras tienen relaciones sexuales con el uniforme del colegio puesto: una producción más morbosa, económica y verosímil que –por caso– cualquier informe de Jorge Rial.

Es justamente esta manera de empardar y superar la programación convencional la que hizo que en 2008, en el Reino Unido, se pautara más publicidad en la red que en la televisión. Con una audiencia que crece a ritmo desmadrado (acercándose a los 900 millones de internautas en todo el mundo, según la consultora Com.Score), los anunciantes británicos decidieron, por primera vez en la historia, cambiar su apuesta: volcaron 4.500 millones de euros en Internet y 4.275 millones en televisión. ¿Por qué lo hicieron? Porque las tarifas en la tele –en comparación con las de internet– son demasiado caras respecto de la audiencia que arrastran.

Por todo esto ya existe la ficción interactiva realizada para la web. En el caso de la Argentina, 2008 fue un año clave. Por primera vez hubo productos con este formato. El más novedoso fue Dirigime, un emprendimiento de Terra y Movistar con varias características revolucionarias en materia de entretenimiento: a través de los mensajes de texto, el público decidía qué final quería para cada capítulo; los envíos duraban un máximo de ocho minutos y cada emisión se estrenaba los lunes y jueves a las tres de la tarde. ¿Por qué ese horario? Según los sondeos de Terra, ésa es la “hora pico” de consumo de internet en la Argentina. El cálculo no estuvo mal: la propuesta fue seguida por unas 600 mil personas. “A diferencia de la televisión, internet crece a un ritmo de vértigo y todavía no tiene techo –explica Alejandro Adamowicz, gerente general de Terra Argentina–. Y ese aumento tiene un correlato con la publicidad online. Además, internet ofrece posibilidades infinitas de colocar contenidos. En la televisión hay una grilla, pero la web no tiene restricciones.”

De tan innovador, el formato –que terminó emitiéndose también por televisión abierta– fue vendido a dieciocho países de América Latina y a Estados Unidos, e inspiró a multinacionales como Dori Media Group a lanzar, también este año, Amanda O, una novela para Internet protagonizada por Natalia Oreiro. 

FENÓMENO F. Los que quieran conocer las últimas tendencias en indumentaria no tendrán que mirar a Oreiro o a Celeste Cid para ver qué llevan. La web, este año más que nunca, desplazó a cualquier celebridad en materia de circulación de la moda. Y hasta creó a sus propias estrellas. Scott Schuman, un fotógrafo estadounidense dueño del blog The Sartorialist –donde publica fotos de gente común con looks innovadores– fue elegido por la revista Time como uno de los cien personajes más influyentes del mundo del diseño. Y Cristiana Guerra, una brasileña a cargo del fotolog Hoje Vou Assim (“Hoy salgo así”, donde muestra a diario qué llevará puesto) editó su primer libro.

“Internet es un espacio descubridor de tendencias superior al de la televisión –explica Lucio Santilli, miembro de On The Corner, un fotolog de modas argentino que es consultado por diseñadores de indumentaria–. Las personas están tomando un rol protagónico. No esperan salir en la televisión y las revistas: suben su video en YouTube, cuelgan su foto en Flickr y arman su perfil en Facebook.”

El que no maneje el lenguaje de la web probablemente esté perdido. Así lo entiende la reina Isabel II de Inglaterra (que desde diciembre de 2007 transmite su mensaje navideño por radio, televisión y YouTube), y sobre todo lo entendió este año Barak Obama. Mientras que John McCain se confesaba “analfabeto digital” (no sabía ni mandar un e-mail), Obama apostaba a los recursos online con un éxito sin precedentes. Recaudó dinero a través de su web. Difundió su hit de campaña “Yes we can” por YouTube. Y se abrió un perfil en Facebook con el que superó ampliamente la utopía de Roberto Carlos: Obama tenía más de dos millones de amigos. McCain, en cambio, apenas superaba los seiscientos mil. Para muchos, ése fue el comienzo del fin de McCain.

Facebook es, a esta altura, la condición sine qua non de cualquier persona que pretenda trascender sobre la faz de la Tierra. Hasta el momento, tiene 140 millones de usuarios en todo el mundo y vale –en papeles– tres mil millones de dólares. No tiene límites y es el punto de partida de las historias más descabelladas:

• En Chile, Giglio Pascal Cortés Ramírez, 35 años, empleado de telecomunicaciones, recibió vía Facebook la que seguramente fue “la” pregunta de su vida. “¿Desea agregar a Pablo Cortés como amigo?” leyó en la pantalla de su PC. Pablo Cortés –y éste es el detalle– era el hijo que él había abandonado trece años atrás. “Encontré a mi hijo por Facebook”, declararía después.

• En Australia, el pasado mes de noviembre los dueños de un restaurante se valieron del Facebook para ubicar a un grupo de individuos que se habían esfumado con el famoso “pagadiós”.

• En Gran Bretaña, el Servicio Secreto de Inteligencia (SIS) usó Facebook para reclutar a sus nuevos agentes. E Interpol lo navega –junto con YouTube– para buscar a los 150 mil delincuentes sueltos alrededor del mundo.

• Y hasta Playboy de Argentina hizo su tapa de octubre ya no con una estrella salida de la televisión, sino con “las cinco chicas más hot sacadas de Facebook”.

“Todos los años Playboy hace por lo menos una tapa ‘conceptual’ y, cuando vimos que Facebook había superado la barrera de los cien millones de usuarios, creímos que era inevitable hablar de ese fenómeno –explica Luis Güerri, director de la publicación–. Además, Facebook tenía el componente extra de que nos permitía jugar con la fantasía de la accesibilidad: eran chicas que podías encontrar en cualquier parte, y que estaban para el infarto.” ¿Les fue bien con esa tapa? Según Güerri, las ventas estuvieron por encima de la media. 

Sin hacer grandes esfuerzos, cualquiera podría entender los motivos por los que estas cinco chicas eligieron quitarse las ropas. Pero, por afuera de cualquier negocio –o incluso de cualquier afán voyeurista–, internet genera una participación hasta el momento inentendible. ¿Qué mueve a una persona a publicar una entrada absolutamente anónima en Wikipedia? ¿Qué mecanismo interno –y en algún punto delirante– lleva a un pibe a tomarse el tiempo de confeccionar la lista de sus diez mejores discos, escanear las tapas y colgar todo en Taringa? ¿Por qué existen los foros donde infinidad de gente –escudada por seudónimos– aporta sus consejos para terminar con el acné, el dolor premenstrual o las plagas de mosca blanca? ¿Por qué habría alguien –y son tantos– capaz de dar un asesoramiento que, en el mundo real, sólo se consigue a cambio de dinero?

“¿Por qué lo hacen?”, se preguntó durante todo el año Iván Adaime. Y, por el momento, se dio a sí mismo la única respuesta que permite internet: todo en la web –como en los laberintos– encierra una pregunta ciega. Y lo mejor, por la salud mental de todos, es pasarla por alto.

Cumbio, una celebridad que se construyó en la web 

En el mundo existen 22 millones de usuarios de fotolog y cinco millones viven en Argentina. De entre todos los floggers, hubo una sola persona que cruzó holgadamente la barrera que separa el mundo virtual del real: Cumbio. En menos de un año, se transformó en un fenómeno de masas. Y, como tal, ya fue capitalizado por la industria editorial. Planeta acaba de publicar Yo, Cumbio, su primer libro, una suerte de manifiesto que establece las bases y las formas del fenómeno flogger. ¿Qué hizo Cumbio para llamar la atención del mercado editorial? Para Iván Adaime, licenciado en Comunicación, logró ser una emisora efectiva, sin gastar un solo centavo. “Mucha gente dice ‘Cumbio no hizo nada’. ¿Cómo que no hizo nada? ¡Generó una comunidad! ¡Eso no es sencillo! Eso requiere conocimiento, alfabetizaciones nuevas, saber establecer una relación con una comunidad. Es una celebridad que se construyó a sí misma. Eso no es banalizable. Si el cine, la radio y la televisión tuvieron sus estrellas, es lógico que internet también empiece a tenerlas”. 

Dime con quién trabajas y te diré si serás un empresario

Pocos emprendedores se lanzan a los negocios sin una experiencia previa en relación de dependencia. Una investigación de Harvard sugiere que la probabilidad de renunciar para intentar con un proyecto personal depende de las características de sus colegas de oficina.

Diversos estudios en entrepreneurship señalan que la probabilidad de que una persona renuncie a su trabajo para intentar con un proyecto personal depende de su grado de tolerancia respecto de la burocracia corporativa y sus anhelos de independencia.

Ahora, una investigación de Harvard Business School sugiere la consideración de un nuevo factor: la influencia de los colegas.

En efecto, mientras más colegas de oficina hayan probado suerte, algún día, con un proyecto personal, más probable es que usted se decida a renunciar a la sofocante comodidad de las oficinas corporativas para aventurarse en el incierto mundo de los emprendedores.

Básicamente, advierte la investigación de Harvard, la influencia se produce a través de dos factores:

1) Circulación de la información y recursos

Las redes de contactos son fundamentales en la circulación de recursos e información. Así, si usted tiene colegas con experiencia como emprendedores, probablemente accederá una serie de recursos fundamentales para lanzar un negocio propio.

Sus colegas pueden asesorarlo (aunque sea informalmente, durante la hora del almuerzo) sobre cómo empezar con un proyecto y hasta pueden ofrecerle sus propios contactos para ayudarlo en los primeros tiempos.

2) Influencia sobre las decisiones

Los colegas con experiencia de emprendedores también desempeñan un papel importante en la desmitificación de muchas creencias erróneas sobre el entrepreneurship que suelen empañar las evaluaciones de costo-beneficio.

Para alguien acostumbrado a trabajar en relación de dependencia, el universo del emprendedor puede parecer una arriesgada jungla.

Así, los prejuicios conducen a una sobreestimación de los riesgos y una decisión sesgada hacia la permanencia en la empresa.

Por lo tanto, el contacto cotidiano con un colega que ha estado en la “jungla” sirve para demoler prejuicios y realizar una evaluación más imparcial de los costos y beneficios.

Aunque, desde luego, uno se pregunta: “si ese ex emprendedor ahora trabaja en relación de dependencia, significa que no le ha ido bien con su proyecto. Así, ¿cómo podría ejercer una influencia positiva para que otro lo intente?”

Si bien la crítica parece razonable, los datos empíricos igualmente señalan que los intentos de entrepreneurship siguen siendo más elevados entre personas con colegas que han sido emprendedores.

Y el hecho de que una persona haya fracasado en un emprendimiento personal, no significa necesariamente que se arrepienta de haberlo intentado.

Así, es posible que esté dispuesta a animar a un colega que está considerando seguir el mismo camino (sobre todo, si esa persona espera quedarse con el trabajo de su colega).

 

MOTIVACIÓN

La tercera habilidad intrapersonal de la Inteligencia Emocional es la motivación. En realidad, esta tercera habilidad participa justamente de ambas habilidades prácticas: la intrapersonal y la interpersonal, en el sentido de que podemos hablar de la capacidad de motivarnos (interna, o automotivación) y la capacidad de motivar (cuando motivamos a los demás, saber motivar a otras personas).

Por razones prácticas se considera a la motivación formando parte del primer grupo (habilidades intrapersonales, junto con la autoconciencia y el control emocional) pero en términos de exactitud, como se acaba de decir, puede ser vista en sus dos aspectos: una habilidad interna y una habilidad externa o de relación.

La definición más simple del término Motivar es dar causa o motivo para una cosa.

Motivación y motivo son términos estrechamente ligados. Estas palabras derivan del verbo latino moveré que significa “moverse”, “poner en movimiento” “estar listo para la acción”.

Otro aspecto de la motivación es que se trata de “una predisposición general que dirige el comportamiento hacia la obtención de lo que se desea”.

La base de toda motivación, es, pues, el deseo.

Y la obtención de lo que se desea es, para el grueso de los hombres, un sinónimo de felicidad.

Las emociones son una fuente de motivación emocional. Desde un punto de vista técnico, la motivación es la capacidad para enviar energía en una dirección específica con un propósito específico.

En el contexto de la Inteligencia Emocional significa usar nuestro sistema emocional para catalizar todo el sistema y mantenerlo en funcionamiento.
‘Estar motivado es sacar lo que está adentro’, dice el famoso autor Zig Ziglar, uno de los mejores motivadores del mundo.

La motivación es el combustible que nos permite llevar a cabo lo que nos proponemos. Las personas motivadas tienen empuje, dirección y resolución.

Hasta aquí, todo lo descripto puede ser llamado automotivación, para distinguirlo del hecho de motivar a otra persona.

Puesto en otros términos, existe una diferencia entre estar motivado y motivar.

MOTIVAR ES LOGRAR UN CAMBIO EN LA CONDUCTA DE OTRO, DIRIGIDO A UN FIN.

En todos los órdenes de la vida la motivación es la clave de cualquier logro y progreso.

Pero en la vida laboral, hoy es la esencia del éxito. A tal punto que uno de los más grandes dirigentes empresarios de este siglo, Lee Iaccocca, expresó:

‘NADA HAY MAS IMPORTANTE EN LA GESTION EMPRESARIAL COMO EL SABER MOTIVAR A LA GENTE’.

Una motivación vale por diez amenazas, dos presiones y seis memorandos.

 

Gane dinero con You Tube

Hacer vídeos para YouTube, algo que durante tres años ha sido un pasatiempo para millones de navegantes de la Web, es ahora una forma de ganarse la vida.

Un año después de que YouTube, la potencia de vídeos online, invitara a sus miembros a convertirse en socios (Partner program) y añadiera publicidad a sus vídeos, los usuarios con más éxito están ganando ingresos de seis cifras en el sitio Web. Para algunos, como Michael Buckley, el presentador autodidacta de un conocido programa de marujeo, grabar vídeos divertidos se ha convertido en un trabajo a tiempo completo.

Buckley dejó su puesto de trabajo después de que sus beneficios online sobrepasaran con mucho su salario en una compañía de promoción musical. Su programa, que se emite tres veces a la semana, “es tonto”, dice, pero le ha ayudado a escapar de la deuda de su tarjeta de crédito. De la TV a Internet

Buckley, de 33 años, era colaborador en un programa semanal de un canal en abierto en Connecticut en el verano de 2006 cuando su primo empezó a colgar fragmentos del programa en YouTube. Las imitaciones cómicas de celebridades atrajeron a espectadores online, y poco después Buckley empezó a adaptar sus sketches, llamados What the Buck? Para la web. Lo único que sabía Buckley con esta iniciativa es que el programa iba “a llegar a más público”. “Pero en YouTube”, dijo, “he tenido 100 millones de espectadores. Es una locura”. Todo lo que necesitó fue una cámara Canon de 2.000 dólares, un trozo de tela de seis dólares para el fondo y un par de focos de trabajo comprados en Home Depot

Buckley es un ejemplo del efecto democratizador de Internet en la edición de vídeos. Sitios como YouTube permiten que cualquiera con una conexión de alta velocidad encuentre un fan, simplemente colgando el material y promocionándolo online.


Desde luego, construir una audiencia online lleva tiempo. “Pasé 40 horas a la semana en YouTube durante más de un año antes de hacer un centavo”, dice Buckley, pero, en algunos casos, compensa. En un momento de despidos en el sector mediático, una fuente de ingresos, y la perspectiva de una compañía mediática de una persona, puede ser especialmente atractiva para los usuarios. Pero lo que dicen los productores de vídeo como Lisa Donovan, que cuelga pequeños episodios cómicos en YouTube y atrajo la atención en el otoño por las parodias de la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, no suena fácil. “Para los nuevos usuarios, es mucho trabajo”, dice Donovan. “Todo el mundo está peleando para que se le vea online; tienes que tener una estrategia y hacer tu propio marketing”.

Buckley, que se licenció en psicología en la universidad y vive con su marido y cuatro perros en Connecticut, filma su programa desde casa. Cada episodio de What the Buck? se reproduce una media de 200.000 veces, y los más populares han alcanzado hasta tres millones de personas. Dice que escribir y grabar cinco minutos de chistes sobre la gira de la vuelta de Britney Spears y las habilidades de danza de Miley Cyrus no es tan fácil como parece. “Realmente he trabajado duro en mejorar mis capacidades de presentación y escritura”, dice.

A medida que su tráfico y sus ingresos crecían, Buckley tenía “tantas oportunidades online que no podía seguir trabajando”. Dejó su trabajo en Live Nation (promotora de música), para centrarse a en el programa de Internet. Otros casos Hay una simetría para la historia de Buckley. Las llamadas “celebridades de Internet” consideran que YouTube es una piedra en el camino hacia la televisión. Pero Buckley empezó en televisión y encontró la fama en YouTube. Hace tres meses, firmó un acuerdo de desarrollo con HBO, una oportunidad con la que sueñan muchos aspirantes mediáticos. De todas formas, “siento que YouTube es mi casa”, dice. “Creo que el mayor error que nosotros, las personalidades de Internet, podemos cometer es establecernos en Internet y después abandonarla”.

Cory Williams, de 27 años, un productor de YouTube en California, está de acuerdo. Williams, conocido como smpfilms en YouTube, llevaba soñando con vídeos online desde 2005, y ha dicho que su gran éxito llegó en septiembre de 2007 con una parodia musical en vídeo llamada The Mean Kitty Song. El vídeo, que presenta a la compañera felina maligna de Williams, ha sido visto más de 15 millones de veces. Hace poco, el vídeo incluyó un anuncio de Coca-Cola.

Williams, que cuenta con cerca de 180.000 abonados a sus vídeos, dijo que estaba ganando entre 17.000 y 20.000 dólares al mes a través de YouTube. La mitad de los beneficios provienen de los anuncios y la otra mitad de los patrocinios y de la colocación de producto dentro de sus vídeos, un modelo que ha copiado de los medios tradicionales.


En YouTube, medios y usuarios aprenden unos de otros. Los primeros creando arcos narrativos y vídeos semanales, y los segundos incluyendo sus producciones en otros sitios. Los usuarios ya pueden competir con Warner Bros o Sony. Buckley, que ni siquiera tenía acceso a Internet de alta velocidad hace dos años, dice que su hobby de YouTube ha cambiado sus finanzas. “No lo empecé para ganar dinero, pero ha sido una sorpresa muy agradable”, explica.

 

Sueños y proyectos van de la mano

“Sostener los sueños en el tiempo y creer que es posible una comunidad en donde podamos aportar nuestros proyectos en pos del único objetivo que tenemos los padres: intentar que nuestros hijos puedan crecer felices y esperanzados, sonriéndole al futuro y convencidos que les espera una vida mejor que la presente.” Newsletter de la Fundación Proyecto Padres, febrero 2007.

Rescato la palabra “proyecto” que forma parte del nombre de nuestra institución. Se utiliza en ámbitos comerciales, en discursos políticos, y muchas veces es sinónimo de promesas que vienen con el sello de “no cumplidas”. Sin embargo, en el ámbito de la planificación escolar y empresarial, los proyectos son el modo de presentación de aquello que se quiere lograr. Un sueño a cumplir.

Incluso en las familias, mucho de lo que realizamos, aunque no los llamemos proyectos, lo son: la idea de irnos de vacaciones, de efectuar una salida, organizar los fines de semana. Son fines, metas, la solución a un problema. Se acompañan de tareas, acciones, a través de las cuales alcanzamos esos objetivos. Por último, los evaluamos: el asado salió rico, faltó gente, sobraron panes, nos divertimos…

Cuando los proyectos son compartidos, cuando para realizarlos necesitamos de otros, se enriquece y se activa el potencial de las diferencias. Se integran saberes e ideas, y se ponen en juego el respeto por jerarquías que confluyen en una misma acción. En un proyecto bien definido, cada uno se responsabiliza de su parte y entre todos lo sostenemos.

Si no hay posibilidades de soñar, nos enfermamos. Las miradas vacías que solemos ver en las calles, miradas que no podemos encontrar y en la que nos sentimos vacíos nosotros mismos, están arrasadas en los sueños; porque no hay proyectos. Estos son una invitación a la curiosidad, un desafío a los obstáculos, una decisión que enaltece y provoca todos nuestros sentidos.

Como padres, tenemos la posibilidad de pensar en los proyectos propios, dar testimonio a nuestros hijos y hacer de nuestra tarea un proyecto/motor que nos una al sentido de una vida con cambios en los que solo nosotros somos artífices de lo que necesitamos. Siempre hay posibilidades de un futuro mejor, a condición de apropiarse de este presente para transformarlo, y lograr que la familia sea protagonista responsable de aquello que soñamos alcanzar. © www.economiaparatodos.com.ar

Seis pasos para duplicar los ingresos y el tiempo libre

Duplicar los ingresos y el tiempo libre simultáneamente es un milagro al que Brian Tracy se refiere en varias ocasiones en las páginas de Máxima Eficacia, un libro en el que estoy inmerso desde mediados del mes pasado. Lo empecé por aquellas fechas con la intención de que me sirviera de ayuda y estímulo para redactar mis propósitos de año nuevo

Me sorprendió esta anotación: “seis pasos para duplicar los ingresos y el tiempo libre”. Dado que no es este un resultado a pasar por alto, detallo a continuación los pasos que propone Brian Tracy:

  1. Identifica las pocas tareas que más contribuyen al mayor valor de tu trabajo. Pregúntate a ti mismo y a los demás cuales son tus tareas clave, para tener así siempre claro a que dedicarte para dar más valor a tu tiempo.
  2. Identifica las tareas rutinarias y las actividades que consumen mucho tiempo pero contribuyen poco o nada a tus objetivos a largo plazo. En cuanto puedas, deshazte de ellas una a una, delegándolas o cediéndolas a terceros. Sé estricto en esto y no te dediques a ninguna tarea de poca importancia.
  3. Mejora tu rendimiento y tus resultados utilizando la fórmula del “Gran SLAM”. Simplifica, afianza, acelera y multiplica tus talentos y capacidades por medio de los demás. Esto ya fue objeto de otra entrada en este blog.
  4. Reserva un día libre a la semana, totalmente desconectado. Recarga y rejuvenece tu cerebro dejando a un lado el trabajo de la semana: no leas, no llames por teléfono, no veas el correo y dedícate en exclusiva a tus asuntos personales.
  5. Amplía los días libres a dos, todo el fin de semana. Cuando consigas tener un día libre a la semana, y te encuentres cómodo con eso, amplia el tiempo de desconexión a todo el fin de semana: 48 horas, así estarás más descansado y serás más productivo en el trabajo, haciendo más cosas en menos tiempo.
  6. Empieza hoy mismo a poner más atención a las cosas que haces. Piensa en tus tareas antes de empezarlas, identifica las más importantes y concéntrate decididamente en ellas.

 

Introducción al sistema de metas Brian Tracy


El sistema de metas Brian Tracy es uno de los muchos sistemas que existen. Cada experto en el tema, (y hay muchos) tiene su propia versión de la formula “correcta” de fijar metas y esta convencido de que su sistema es el mejor. Pero la verdad es que ninguno es mejor que otros, solo son diferentes. Lo importante es con cual te identificas y cual estas dispuesto a aplicar para lograr tus metas y cambiar tu vida.

La esencia y los conceptos principales de estos sistemas son los mismos – Define con claridad lo que deseas, escríbelos, fija un tiempo limite para lograrlas y toma acción.

El sistema de metas Brian Tracy es uno que implica 7 pasos sencillos pero que si los aplicas, el cumplimiento de cada una de tus metas esta garantizado. Recuerda cualquier plan o sistema es mejor que ninguno y que lo único que hará que un plan funcione y te ayude a mantenerte enfocado en la realización de tus sueños es el compromiso que tengas contigo mismo para realizar tus metas, vivir tu sueño y tomar el control de tu vida. Haganlo.

SISTEMA DE METAS BRIAN TRACY

Paso 1: Decide exactamente lo que quieres.
Sea específico hasta el último detalle. Las metas vagas y generales no conllevan energía y rara vez se llegan a cumplir porque nunca sabes cuando las lograste. Si tu meta tiene que ver con dinero, deberás especificar la cantidad exacta que deseas ganar.

Paso 2: Escríbelas.
Una meta que solo se queda en la mente es una mera fantasía.

Paso 3: Establece una fecha límite para lograrla.
Las fechas te mantienen enfocado y crean un sentido de urgencia para la realización de tu meta. Además con una fecha limite la mente inconsciente se programa para que las cosas sucedan con mayor rapidez y La Ley de Atracción es invocada para asegurar su cumplimiento de acuerdo a las Leyes Universales.

Si tu meta es a largo plazo, fija una serie de metas intermedias (anuales, mensuales o semanales) para que puedas continuamente medir tu progreso y corregir el rumbo en caso de ser necesario.

“Cualquier meta, no importa lo grande que sea, pude lograrse si la partes en suficientes pedazos pequeños”, Henry Ford.

Paso 4: Haz una lista de todo lo que puedas hacer para lograrla.
Entre mas larga sea tu lista, más emocionado y motivado estarás para lograr tus metas. Tu mente ahora esta reconociendo todas las posibilidades que existen para lograrlas. Te estas enfocando en la solución y no en el problema.

Paso 5: Organiza tu lista por secuencia y prioridad.
La secuencia determina el orden de las tareas y su prioridad su nivel de importancia. Cuando tienes tus tareas organizadas de esta manera – tienes un plan. Haz tus tareas en orden y por nivel de importancia y estarás pensando y actuando en un nivel muy por encima de la gran mayoría de las demás personas.

Paso 6: Toma Acción.
La razón principal por la cual algunas personas logran el gran éxito es porque toman acción y actúan sobre sus metas. Los que fallan siempre encontrarán excusas para postergar su actuación hasta que finalmente su energía y deseo se han ido y ellos están de vuelta donde empezaron.

Paso 7: Haz algo TODOS LOS DIAS que te acerque a tu meta mas importante.
Hazlo los 365 días del año, aunque sea algo sencillo como leer 10 minutos sobre ese tema. Debes desarrollar la disciplina para trabajar en tus metas diariamente para que sea tan normal y natural como respirar. Porque en esencia la sensación de acercarnos a nuestras metas es como oxigeno y necesitamos hacerlo si no, sentiremos que nos estamos ahogando en el conformismo.